CELEBRAMOS EL NUEVO CURSO

CELEBRAMOS EL NUEVO CURSO
CERRADO PLAZO DE INSCRIPCIÓN.

VIDEO MUSICAL DEL DÍA

sábado, 26 de mayo de 2018

YA ESTÁ EL LISTO......

Durante los días de silencio del  Blog, hemos tenido ocasión de aprender algunas cosas que no hemos podido compartir.
Así pues, como aquí hemos tenido al listo que todo lo sabe y nos ha soplado algunas cosillas, hemos pensado en transmitirlas para no quedarnos sin aprovechar esa sapiencia.

¿Sabías que el alfabeto hawaiano tan sólo contiene doce letras?
 La lengua hawaiana (llamada Olelo Hawaii) es una de las lenguas vivas más antiguas del mundo. A pesar del resurgimiento que está teniendo en los últimos años, gracias al empeño y compromiso del gobierno estadounidense en fomentarlo y enseñarlo en las escuelas, actualmente sólo el 1% de la población lo habla, ya que el idioma predomínate es el inglés (Hawai tiene aproximadamente 1 280 000 habitantes).
El uso del lenguaje hawaiano fue incluso vetado en las Kamehameha (el sistema de escuelas reservado sólo para niños descendientes de nativos).
El alfabeto hawaiano consta de doce letras: cinco vocales y siete consonantes: A, E, I, O, U, H, K, L, M, N, P, W. También está el okina y el kahako (signos de puntuación que pueden cambiar la pronunciación de cada palabra).




¿Por qué somos incapaces de caminar en línea recta si cerramos los ojos?
 Nuestro cuerpo no es simétrico. No poseemos dos órganos que sean idénticamente iguales. Siempre hay uno que es más grande que el otro o más ancho o más largo… Y eso último es lo que ocurre con nuestras extremidades. La medida de nuestras piernas no es exactamente igual y, aunque la diferencia en la mayoría de nosotros es prácticamente imperceptible, es suficiente como para que nuestro andar no sea del todo recto.
Por eso cuando caminamos, nuestros ojos envían las señales al cerebro para corregir nuestra trayectoria y éste envía una serie de instrucciones a nuestro sistema locomotor corrigiendo las posibles variaciones y alteraciones a la hora de caminar recto. De ahí que si cerramos los ojos nuestras piernas no reciban las instrucciones adecuadas para andar firme y sin torcernos.
Evidentemente, con un buen entrenamiento y conociendo el terreno se puede conseguir caminar recto con los ojos cerrados. INCLUSO PARA CONSEGUIR LA POESÍA EN MOVIMIENTO

h

No hay comentarios: